Monday, November 9, 2015

Carta a María sobre mi regreso a Venezuela

Estas líneas se las escribí a María, una amiga que me preguntó por qué decidí regresar a Venezuela y quise compartirla con ustedes.

---------------

¿Por qué me regresé a Venezuela, en este momento, luego de terminar un postgrado en Harvard, teniendo visa y ofertas de trabajo para quedarme en Estados Unidos?

Como tú, muchos me han hecho esa pregunta. Eso fue lo que me impulsó a escribir estas líneas.

Cuando decidí estudiar el postgrado de políticas públicas, hace dos años, varias personas me lo cuestionaron. ¿Cómo me iba a ir a estudiar luego de más de seis años de activismo social y político? Algunos opinaron que era estúpido: si venía del movimiento estudiantil, de impulsar Voto Joven y de coordinar a todos los jóvenes de la campaña presidencial de Capriles, ¿por qué no aspirar de inmediato a cargos de elección popular?

De igual forma, muchos han cuestionado mi regreso: ¿No te das cuenta de lo difícil que es ser joven, o incluso ser persona, hoy en Venezuela? ¿Por qué no esperar a que todo mejore? Algunos asumen que volví porque soy candidato a algo, pero se equivocan.

Esta decisión resultó de una reflexión sobre quién soy, qué quiero hacer y por qué. Las siguientes tres experiencias me revelaron (y, espero, te revelen) mi respuesta.

***

I.

Octubre de 2006. Tenía 17 años y estaba en mis primeras semanas como universitario. Al salir ese día, atendí una llamada con la noticia que nadie nunca quiere recibir: mi hermana acababa de ser víctima de un secuestro exprés. Estaba en una farmacia, y al salir le pusieron una pistola en la cabeza. A mi hermana Patricia le pusieron una pistola en la cabeza. Imaginarme el frío del cañón contra su piel y los gritos de los secuestradores es algo que todavía hoy me estremece. La obligaron a entrar en su carro y empezaron el ruleteo. Era una situación surreal. El camino de la universidad a mi casa parecía eterno.

Poco después recibimos la noticia que habían liberado a Patricia. Cuando llegó de regreso a la casa fue un momento muy emotivo. Los secuestradores habían visto sus instrumentos como estudiante de medicina y habían decidido liberarla ya que, según le dijeron, “cuando nos caen a tiros, ustedes nos salvan la vida en los hospitales”. Se robaron el carro, pero eso era lo de menos. Mi hermana estaba bien—eso era lo único que importaba.

Después de la impotencia que generan estas experiencias, tuve un momento de reflexión. Patricia me dijo que quienes la habían secuestrado eran unos chamos, como de mi edad. Hablaban entre ellos de los secuestros y asesinatos que habían cometido. Eso me impactó. Me pregunté por qué había jóvenes de mi edad, de mi ciudad, que hacían ese tipo de daño. ¿Porqué ellos y no yo? ¿Qué nos diferenciaba?

Yo había tenido una estructura familiar que me había criado con ciertos valores. Es probable que ellos no. Nosotros, como sociedad, les habíamos fallado. No tuvieron la suerte de contar con una familia que los apoyara, y nadie estuvo ahí para salvarlos de esa vida. Y ahora, ellos nos estaban fallando a todos, haciendo lo que hacían. Algo en mí me hacía pensar que había una responsabilidad compartida.

Las circunstancias me obligaron a decidir: convencer a mi familia de que nos desligáramos del país, o comprometerme a trabajar para que eso que nos pasó, algún día no sucediera más.

Yo decidí comprometerme.

II.

Enero de 2013. Todavía me costaba digerir la derrota que habíamos sufrido en la elección presidencial de octubre. En lo personal, significaba mi mayor fracaso. Como coordinador de los jóvenes de la campaña ¿qué pude haber hecho diferente para contribuir más?

Me encontraba con Justo, quien fue el primer líder comunitario con el que había desarrollado una amistad en la Vega. Él sabía que nosotros adversábamos al gobierno; nosotros sabíamos que él lo apoyaba. Sin embargo, trabajábamos juntos por la comunidad, sin mezclar lo social con lo partidista. Esas diferencias tampoco afectaban nuestra amistad.

Hablábamos ese día de organizar un evento deportivo. Noté que estaba desanimado y le pregunte por qué. Me contó lo frustrado que se sentía con su labor comunitaria. ¡Yo me sentía igual con la mía! Me preocupaba que en las visitas a pueblos tan distantes como Isla Ratón, Pariaguán o El Amparo expresiones como “todo eso es mentira”, “ustedes no serán mentirosos ahorita porque son jóvenes, pero si siguen en política lo serán”, eran comunes.

Eso me hizo reflexionar sobre la diferencia entre la identidad de una persona y los roles que puede jugar en la sociedad. Justo es un servidor a los demás. Eso lo define. Esa identidad se puede expresar en distintos roles. Un rol puede ser la organización comunitaria, pero también en la educación o en la política, por ejemplo. Yo comparto esa misma identidad. Somos personas que nos preocupamos por los demás, queremos servir a los demás. Eso le da sentido a nuestras vidas.

Me hizo reflexionar también sobre la integridad. En Venezuela hemos sufrido del llamado “mimetismo batesiano”. Un ejemplo de esto lo encontramos en una culebra jardinera (la real escarlata) que se ve igualita que una culebra venenosa (la coral), pero no tiene veneno. Es decir, la culebra jardinera parece lo que no es. Se disfraza para confundir. Nos ha pasado mucho—hemos tenido gente que parecen ser políticos, empresarios, jueces, policías o militares pero en realidad no lo son. Son corruptos que dañan la imagen de esos roles.

Eso me reafirmó la importancia de ser íntegros. Ser uno al sentir, pensar y actuar.

 III.

Abril de 2015. Estaba en mis últimos días en Harvard y acababa de recibir la feliz noticia que mi tesis sobre prevención del crimen para Caracas había sido escogida como una de las diez mejores de este año. Eso sólo fue posible gracias al apoyo que me dieron investigadores venezolanos de primera línea. Esa semana hubo dos eventos que me marcaron.

El primero fue con Sergio Fajardo, quien lideró un equipo para que Medellín pasara de ser la capital de los homicidios en el mundo en 1993, a la capital de la innovación en 2013. Fajardo nos recordó que Medellín estuvo mucho peor que Caracas. Si ellos pudieron combinando, compromiso e integridad, ¿no vamos a poder nosotros?

El segundo fue haber logrado invitar a Leandro Buzón a Harvard. Juntos fundamos “Caracas Mi Convive” para contribuir a una Caracas de inclusión sin violencia. Escucharlo presentarse diciendo “un chamo del 23 de Enero hablándole a Harvard” mientras explicaba lo que hacemos en Antímano, La Vega y San Agustín me aguó el guarapo. Para eso nos juntamos, eso es lo que queremos: que el sitio donde nazcas no determine tu futuro.

Ya llegaba el momento de tomar una decisión. Poco tiempo antes viví un momento muy triste: mi abuela nos dejó después de 93 años. Llegó sin nada y había hecho de este, su país. Pero la vida te quita y también te da. Poco después recibimos la mejor noticia. Patricia, mi hermana, está embarazada, y mi ahijado, Ricardo Federico, nace a principios de 2016.

En Venezuela están mis vivos, mis muertos, y yo—está mi historia. En Venezuela está la gente con la que me identifico. Mi cultura. Está mi futuro, simbolizado por mi ahijado y los que vendrán. Está el sentido de mi vida, mi posibilidad de trascender. Está mi felicidad. En el postgrado, los otros estudiantes se reían de cómo me presentaba. En el primer saludo, los demás se presentaban con su profesión, “Hola, soy Ana y soy economista”, “Soy José y soy abogado.” Yo siempre me presentaba “Soy Roberto Patiño, de Caracas, Venezuela”.

El amor por este lugar y esta comunidad de gente llamados caraqueños, venezolanos, es también una parte fundamental de mi identidad.

***

En realidad, nunca fue una decisión la que tuve que tomar. No se trataba de dejar Venezuela. No puedo hacerlo. Esto es lo que soy. Quiero contribuir en la construcción de un país inclusivo y justo. Rubén Blades, en una de sus canciones, dice a sus hijos “deseamos para ustedes, lo que nunca hemos tenido.” Yo nunca he tenido un país donde pueda caminar, disfrutar sin miedo, soñar con independizarme como joven. Es mi proyecto de vida que tengamos un país así para mi ahijado, para los hijos que tendré, para todos en esta y futuras generaciones. Pero sólo con deseos no se preña la vaca. Hay que hacerlo.

Entiendo que la salida de jóvenes del país es una preocupación para todos. La separación es durísima. En nuestra cultura, la felicidad se multiplica estando juntos en familia. Además, el recurso humano es lo central para el desarrollo sostenible e inclusivo. Cada salida tiene su historia, eso hay que respetarlo. Más importante que la ubicación geográfica circunstancial es el compromiso que se traduce en acciones. Contribuir es posible desde donde sea. Más aún, la circulación de cerebros comprometidos nos hace bien: se están preparando, viviendo como inmigrantes, donde nadie te regala nada. Sus nuevos aprendizajes y redes serán claves para Venezuela en un mundo cada vez más interconectado y competitivo.

Estar comprometidos con Venezuela es sentirse parte de esta comunidad: nuestro pueblo, nuestra historia, nuestra cultura. Es enorgullecernos y preservar nuestra calidez humana, solidaridad y capacidad para amar. Es avergonzarnos y actuar sobre lo que debemos transformar, como nuestro machismo, desigualdad y deseos de líderes mesiánicos.

Estar y trabajar por el cambio hoy en Venezuela es también un acto de resistencia política. Debemos asumir nuestra responsabilidad generacional. Un amigo me comentaba inquieto “no puede ser que mi papá, que ya está en edad de retiro, sea quien está trabajando ahora para cambiar al país”. No podemos ser la generación que esperó tener la papita pelada.

De aquí venimos, esto es lo que somos. Venezolanos. Este es nuestro proyecto.

Cuando reflexiono sobre la situación actual, veo la tensión que nos define desde hace años: entre lo más urgente, que son las elecciones, y lo más importante, que es la construcción de una alternativa viable e inclusiva. El cambio es indetenible si defendemos el voto y será un primer paso significativo para superar la crisis. Debemos esforzarnos por construir una nueva narrativa desde el reconocimiento mutuo y la convivencia. Hay que polarizarnos distinto: no se trata ya de chavistas contra antichavistas. Se trata de venezolanos íntegros contra corruptos. Conozco venezolanos íntegros que han adversado al gobierno, también venezolanos íntegros que lo apoyaron, juntos podemos salir de este hueco. Para lograrlo aceptemos que aún existe una exclusión injustificable. Aceptemos que una respuesta violenta, de lucha de clases, fracasó. Aceptemos que necesitamos algo distinto.  

Empecemos por movilizarnos por un propósito común: una Caracas de convivencia, sin violencia. Una Caracas de inclusión, de iguales. Una Caracas que no niegue a su juventud asesinándola, secuestrándola o expulsándola. Una Caracas donde las víctimas de la violencia le demos vuelta a esto, convirtiéndonos en los promotores de la convivencia. Mientras haya venezolanos que vean su futuro limitado por la falta de oportunidades o por una bala, hay trabajo que hacer. Seamos una Caracas y una Venezuela de convives.

Gracias por tu pregunta, y espero, en el futuro, enviarte muchas respuestas más.

Roberto Patiño.

52 comments:

  1. Gracias por cada palabra, por regresar y por creer que si se puede... Somos el futuro, por aquí a la.orden...
    Blanca Elena Querales, Venezolana, Valenciana, repleta de fe y animos para seguir haciendo lo que creo se merecen nuestros padres, maestros y formadores... Periodista, casi Magíster en Ciencias Políticas y Administración Pública, cursando Diplomado en Gobernabilidad y Políticas Públicas

    ReplyDelete
  2. Roberto! Waooo! Me dejaste sin palabras!

    ReplyDelete
  3. Roberto te felicito por tus palabras y tus hechos. No sabemos si regresar a Venezuela es la decisión correcta; sin embargo, tenemos un compromiso con un país que le dio mucho a nuestros padres y no podemos abandonarlo porque ya no da fruto, debemos sembrar para cosechar.
    Somos la generación de relevo e independiente de la clase social o del partido al cual pertenezcamos tenemos un compromiso con Venezuela.

    ReplyDelete
  4. Roberto, en la auditoría no se centren solamente en las máquinas electorales. Auditen huellas dactilares de las captahuellas con las de los cuadernos electorales. La maquina electoral no es inteligente y no tiene manera de validar si el votante ya voto o no. Un sistema computacional sin control de la data de entrada arrojara resultados correctos pero no fiables y la culpa no es del sistema sino de quien manipula el sistema. A quien hay que auditar y verificar es a los votantes y a quienes permiten que voten personas no autorizadas

    ReplyDelete
  5. Excelente Roberto la mejor decisión! No será fácil pero lo lograremos.

    ReplyDelete
  6. Jóvenes como tú son los que necesita este pais, y se que hay muchos con tus mismos valores, bienvenido y no te conviertas en un político más, marca la diferencia.

    ReplyDelete
  7. Palabras muy acertadas y muchas gracias por tu compromiso. Necesitamos más jovenes como tu.

    ReplyDelete
  8. ¡Excelentes palabras Roberto y felicidades por tu exitoso postgrado! Compromiso y formación es lo que Venezuela necesita para surgir. Compromiso sin formación crea ineficiencia y formación sin compromiso crea corrupción.
    Muchos éxitos y feliz regreso :-)

    ReplyDelete
  9. ¡Excelentes palabras Roberto y felicidades por tu exitoso postgrado! Compromiso y formación es lo que Venezuela necesita para surgir. Compromiso sin formación crea ineficiencia y formación sin compromiso crea corrupción.
    Muchos éxitos y feliz regreso :-)
    Daniel Moros

    ReplyDelete
  10. Dios te bendiga!! Gente como tu tantos otros no llenan de fe y esperanzas para creer que viviré para ver el Cambio!! El cambio del "hombre nuevo" , el hombre con sentido de compromiso para hacer el bien y luchar por el bienestar y la evolucion y desarrollo de nuestro gran Pais. Si se puede!!

    ReplyDelete
  11. Bienvenido!
    Excelente reflexión y compartir, totalmente de acuerdo, tenemos que trabajar y conviivir con inclusión como punto de partida, cuenta conmigo, correo: analuicar@hotmail.com

    ReplyDelete
  12. Bienvenido!
    Excelente reflexión y compartir, totalmente de acuerdo, tenemos que trabajar y conviivir con inclusión como punto de partida, cuenta conmigo, correo: analuicar@hotmail.com

    ReplyDelete
  13. Te felicito. Haces lo que tu corazón hoy te dice. Por el Amor de Dios y el que tienes a tu país y familia, no permitas que la politica tradicional te contamine. Dios te bendiga.

    ReplyDelete
  14. Gracias Roberto, cada venezolano que ama su patria (así se llama nuestra tierra y no es una palabra exclusiva del lenguaje oficialista), en algún modo y desde cualquier lugar del mundo, pone su granito de arena para la reconstrucción de nuestra Venezuela, la Venezuela que todos merecemos, ésa que tú describes y que quienes hoy tienen 15-20-10 años nunca han visto.

    ReplyDelete
  15. Creo que has inspirado a suficientes ciudadanos en el país, para soñar con una VENEZUELA de Convives, de hecho creo que en en las comunidades de la provincia son un ejemplo ya que los problemas nos están obligando a convivir debemos volver a soñar de alli surgira la accion para una nueva Venezuela !

    ReplyDelete
  16. Estimado Roberto, en realidad te felicito, jóvenes como tu es lo que le hace falta a Venezuela, tienes mi apoyo incondicional y si en algo puedo ser útil no dejes de contactarme.
    Tus acciones hacen que este país sea merecedor de lo mejor y sigue adelante, como mi abuelo decía, Venezuela esta condenado a ser un país exitoso, sigamos hacia adelante y no lo abandonemos.

    ReplyDelete
  17. Tu carta me dió mucha alegría. Porque retomé la FE por un mejor mañana para Venezuela y FElicidad comienza con FE. Aunque muchos crean lo contrario, eres MUY AFORTUNADO porque puedes regresar. Me sentí muy muy identificada con tu historia y espero algún día tener tu misma suerte y poder tener esa oportunidad para decidir regresar. Sin embargo, un abrazo a la distancia y una promesa de compromiso con mi país desde donde yo me encuentre.
    Bendiciones.

    ReplyDelete
  18. Roberto: jóvenes preparados e inteligentes y con compromiso es lo que necesitamos en este hermoso pais, te felicito y deseo el mejor de los éxitos en tu futuro.
    Excelente carta
    Un Abrazo
    FF

    ReplyDelete
  19. Te felicito Roberto!! tu generación no sabe lo que es salir a la calle en Venezuela sin miedo!! todos nos merecemos un cambio como país y como sociedad, ojala todo el mundo pueda disfrutar de esa Venezuela de la que seguro te han contado tus padres. Jóvenes como tu llenan de esperanza a Venezuela. animo, no sera fácil pero se lograra!!

    ReplyDelete
  20. Excelente mi pana, haces que cualquiera reflexione, hay mucha gente que debería leer esto.

    ReplyDelete
  21. Gracias. Da gusto leer la esperanza y estremecerse de responsabilidad.

    ReplyDelete
  22. Gracias. Da gusto leer la esperanza y estremecerse de responsabilidad.

    ReplyDelete
  23. Interesante todo lo que escribes, sin embargo, por qué sólo se debe cambiar a Caracas? El país entero es el que tiene un grave problema, no es una situación focalizada. Es necesario cambiar a toda Venezuela.

    ReplyDelete
  24. Apoyo completamente lo que dices. Hay que echarle pichón pero a Toda Venezuela.

    ReplyDelete
  25. Me reenvía mi esposa por correo tu blog diciéndome: "Mira que bello. No dejes de leerlo".Y la verdad es que enternece e inspira.
    Gandhi decía: "Debes convertirte en el cambio que deseas ver en el mundo". Ya ese proceso empezó en tí. Saludos a Marisa. Un abrazo
    Luis Miguel Abad

    ReplyDelete
  26. Orgullosa de tus logros y de haberte tenido como alumno. ....Hay que creer!

    ReplyDelete
  27. Gracias, Roberto Patiño, por compartir tu experiencia.
    Tu patriotismo será recompensado con la libertad y la paz que habrás ayudado a lograr.
    Venezuela libre!

    ReplyDelete
  28. Hola Roberto !
    Es el papá de tu amiga Lina Ramírez.
    Hoy conversé con ella y tuvimos un tema de conversación sobre ti.
    Debo empezar felicitándote por tus logros en tu postgrado y deseándote lo mejor con la decisión que por conocerte un poco entiendo ya la habías tomado hace tiempo.
    Una vez que regreses (no sé si ya estás aquí) a Caracas me gustaría tener la oportunidad de brindarte mi apoyo y por ello te pido me contactes a través de mi hija Lina.
    Estaré muy atento a tu respuesta y poder tener un tiempo para vernos.
    Todo lo mejor, que sepas que estaremos apoyando tu labor para que no pierdas este gran impulso y motivación por el que has decidido regresar.
    Guillermo Ramírez

    ReplyDelete
  29. Hola Roberto!
    Admiro a Nikolai por la decisión de irse a trabajar con ustedes en el gran reto de disminuir la delincuencia. Ahora entiendo perfectamente porque dejó de trabajar conmigo! Personas como tú y tu equipo inspiran. Al igual que tú, yo tuve oportunidad de escuchar a Sergio Fajardo, pero aquí en Caracas, y cuando dijo que una de las políticas era construir los mejores equipamientos urbanos en los barrios y eso le cambió la vida a la gente y le cambio el rostro a Medellín, me llenó de esperanzas para esta ciudad. Muchachos con la visión y valores de uds en poco tiempo lo lograremos en Caracas y toda Venezuela. No solo lo verán tus hijos y sobrinos sino con ustedes a la cabeza , lo veremos a corto y mediano plazo, los que vivimos el hoy en este país. De eso estoy segura!
    Gracias!

    ReplyDelete
  30. Hola Roberto!
    Admiro a Nikolai por la decisión de irse a trabajar con ustedes en el gran reto de disminuir la delincuencia. Ahora entiendo perfectamente porque dejó de trabajar conmigo! Personas como tú y tu equipo inspiran. Al igual que tú, yo tuve oportunidad de escuchar a Sergio Fajardo, pero aquí en Caracas, y cuando dijo que una de las políticas era construir los mejores equipamientos urbanos en los barrios y eso le cambió la vida a la gente y le cambio el rostro a Medellín, me llenó de esperanzas para esta ciudad. Muchachos con la visión y valores de uds en poco tiempo lo lograremos en Caracas y toda Venezuela. No solo lo verán tus hijos y sobrinos sino con ustedes a la cabeza , lo veremos a corto y mediano plazo, los que vivimos el hoy en este país. De eso estoy segura!
    Gracias!

    ReplyDelete
  31. Mis respeto sr Patiño!!! ADELANTE...

    ReplyDelete
  32. Roberto, mis respetos por trazarte un camino desde la honestidad contigo mismo y el valor de seguir tus propios sueños.

    ReplyDelete
  33. Roberto: te felicito por tus palabras me levantaste el ánimo, de verdad no va a ser fácil pero contamos con jóvenes como tu y como mi hijo para sacar a este bello país adelante. Gracias que SI SE PUEDE :)

    ReplyDelete
  34. Eso es llevar a Venezuela en las venas, nada mas que decir éxito en todo lo que emprendas y que todos tus proyectos en cuanto a seguridad ciudadana se lleven a cabo con resultados positivos.

    ReplyDelete
  35. Mil gracias Roberto por sostener la Venezuela posible en tu corazón, en tu mente y en tu alma. Bendigo tu vocación de paz en la inclusión que promueves. Adelante, el país está siendo rescatado por gente como tú.

    ReplyDelete
  36. Impresionante....Como uno de los centenares de miles de emigrantes Venezolanos, en mi caso viviendo en Barcelona-España, desde hace 8 años, siempre he dicho, que en su momento "NUNCA VOLVEREMOS, PORQUE NUNCA NOS HEMOS IDO"....solo experimentar la emoción de tus palabras hasta la lágrimas, es otra prueba que el espacio, sea geográfico o cualquiera así como el tiempo, son definitivamente relativos....Esta maravillosa PANDEMIA de embajadores Venezolanos por todo el globo, el conocer en primera persona, en todos los países, lo que SOMOS, de respirar la "VENEZOLANIDAD" es otra de las razones, para lo cual, está ocurriendo lo que está ocurriendo....Se es Venezolano, no por donde vives, sino como vives...no se mide por el número de arepas día y de Chéveres minuto,sino por el número de sonrisas, bondad, generosidad, solidaridad, entrega, mérito, en resumen ACTITUD...Es estar dando clases de Radiología a un grupo de estudiantes de medicina de Kazajistán en Barcelona y a pesar de no ser capaces de diferenciar tu fuerte acento inglés del de un Español, al momento se dan cuenta, que nos has nacido en la madre patria, por tu trato y pasión....
    Dios te bendiga, Muchas gracias, ojalá nos encontremos en el camino....
    Un abrazo.
    Leo.

    ReplyDelete
  37. Hola Roberto. voy al grano, a lo mejor el tema productivo no es tu enfoque pero por estar conectado puedes hablar con gente que si esta enfocado en esto. Para reactivar este país necesitamos empresas que produzcan. Sin embargo tenemos un problema de base inmenso que necesitamos atacar cuanto antes, la capacidad de fabricación instala en Venezuela no la vamos a poder explotar ni que tengamos todas las materias primas; tenemos un déficit eléctrico. Sin un sistema eléctrico confiable y suficiente, este país se estanca, tener una planta en Venezuela implica buscar respaldos y formas de autogenerar y eso eleva mucho los costos y la inversión. Por favor analiza esto y pongan en marcha un plan urgente, YA para que la electricidad llegue bien a todos los rincones de venezuela, sobretodo los industriales. Hay muchas empresas que a pesar de tener materias primas no pude producir porque necesitan pedir permisos al gobiernos para prender sus máquinas. Esto además de importante es urgente. Saludos y espero tu respuesta a este tema

    ReplyDelete
  38. yo realmente no se si leeras esto pero alli te voy...

    Tu carta me llego fuerte y claro y es la primera vez en tanto tiempo que leo sinceridad cuando hablan de querer mejorar el pais.

    Aqui ambas mareas politicas han sembrado el odio y la desidia en Venezuela. Sin darse cuenta que solo los de arriba (ambos bandos) son los que viven comodos.

    Venezuela es nuestro futuro pero solo si dejamos de lado el color de nuestra camisa. Solo si en una conversacion deja de aparecer la pregunta ¿eres del gobierno o de la oposicion?.

    Cuando me hacen esa pregunta les respondo: En mis documentos personales dice que soy VENEZOLANA. Una Venezolana estudiante y trabajadora que quiere ver a la bonita Venezuela salir pa`lante.

    Es hermoso que regresaste. BIENVENIDO.


    Solo espero que todo lo bueno que viste en el exterior no se te olvide. Quue no olvides que no solo los opositores son venezolanos. Que intentes borrar esa linea fantasma llena de odio que nos divide.

    Cuando ya no exista la division politica llena de odio, te aseguro que aunque nuestra faccion politica en un futuro quiera dividirnos todos seguiremos unidos en una misma verdad. Venezuela es mia y tuya para quererla.

    ReplyDelete
  39. Excelente carta Roberto.

    En verdad que me senti muy identificado con tus lineas. Estuve trabajando por mucho tiempo en la administracion publica, tuve la oportunidad de formarme en el exterior y hace poco tome la dura decision de irme al exterior a buscar un mejor futuro. Fisicamente estoy del otro lado del Atlantico pero mi mente y mi corazon sigue en San Bernardino, en Caracas, bien cerquita del Avila. Hace falta gente joven, gente nueva, gente que sea incorruptible, que le duela el pais, que traigan ideas innovadoras para el desarrollo de nuestra hermosa nacion. Soy Ingeniero de Telecomunicaciones de profesion pero con una gran pasion por la politica, la economia y un ferviente creyente de que se puede tener un mejor pais sin la necesidad de dividir, ni ofender a quienes piensen diferente. Necesitamos politicas mas incluyentes, necesitamos conciliar en lugar de violentar con la palabra. Hay todavia mucho que hacer en nuestro pais y habra de seguro todavia mucho mas por reconstruir cuando todo cambie. Si buscas gente joven, con ganas de cambio, con ideas y con un gran sentimiento de amor por su pais, cuenta conmigo.

    Saludos y sigue adelante.

    P.D: Que alegria saber que todavia existimos jovenes con un gran sentimiento de amor y compromiso por nuestra hermosa nacion.

    ReplyDelete
  40. Hola Roberto!

    Lei tu carta por alguien que la compartio en facebook!, y creo que hay un punto muy importante que dijiste Que somos VENEZOLANOS! es algo que creo que se nos ha olvidado, sobre todo lo bueno de ser venezolanos, esas virtudes, esa hermandad que era mas evidente hace años atras! de verdad que orgullo que alguien tenga esa vision como la tuya. tienes toda la razon cuando dices que esta lucha de clases violenta ha fracasado, tenemos que empezar a construir nuestro presente para que el futuro pinte mas hermoso, ya no pensar en lo que fue sino pensar y construir lo que seremos, soy caraqueña de 27 años! Cuenta conmigo para sacar adelante a nuestra amada Venezuela!

    ReplyDelete
  41. Excelente, se me aguo el Guarapo solo un Vnzlano entiende lo bello de poder sentir esa expresión en el corazón, Venezuela y Caracas son nuestras por qué la queremos, la soñamos la extrañamos y la vamos a recuperar para que sea aquella ciudad donde tu abuela quiso quedarse, tus padres decidieron traerte al mundo porque en ella ibas a ser feliz, exitoso y les traerías nietos.. Por ese país de Luz y la cuidad donde los tíos de cariño y los panas abundan,...votaremos el 6D y seguiremos trabajando hasta que le devolvamos cada vida que hoy le roban. Dios te bendiga a ti a cada joven que hace la diferencia . Un abrazo

    ReplyDelete
  42. Dios te Bendiga y guie cn el Espiritu Santo! Sugue adelante te cubro cn la Sangre Preciosa de Nuestro Señor Jesucristo Amen Amen! Venezuela necesita q todos los venezolanos pensemos asi y haya ese Amor en el Corazon 😘

    ReplyDelete
  43. Dios te Bendiga y guie cn el Espiritu Santo! Sugue adelante te cubro cn la Sangre Preciosa de Nuestro Señor Jesucristo Amen Amen! Venezuela necesita q todos los venezolanos pensemos asi y haya ese Amor en el Corazon 😘

    ReplyDelete
  44. Para nosotros los venezolanos no habrá lugar como nuestro país, con nuestra gente y nuestras costumbres. Y como dices tu, hay que salir de este hueco en el que estamos, con compromiso e integridad. Te envío saludos desde ese pueblo distante llamado Pariaguan :)

    ReplyDelete
  45. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  46. Excelente artículo, en eso mismo pienso cada día, para tener fuerzas y seguir adelante por mi país, hermoso en cultura, historia, y gente. Necesitamos promover los valores a quien no los tiene y luchar por la complexión de un mejor sistema donde se proliferen las oportunidades y no el resentimiento y la pobreza; no es fácil, pero tampoco imposible y con esfuerzo, constancia, dedicación y compromiso: todo se puede. En mis planes está partir al exterior cuando termine mi carrera para perfeccionar mis estudios y regresar a Venezuela, para educar a mi gente, y proporcionarle mejores estándares educativos. Me llamarán loco, pero aquí nací, aquí me crié y aquí quiero hacer mi vida; coadyuvando a la constitución de una mejor sociedad donde hayan más jóvenes leyendo que delinquiendo y donde lo único que escasee sea la gente infame. Cuando escucho a gente como tú, sé que todavía es posible, porque no soy yo solo el que está dispuesto a la construcción de un mejor país, sino que somos varios los que estamos ¡resteados! con dar los pasos para que se dé el cambio, para que sean los valores nuestro motor del día a día y para que la Venezuela de hoy sólo sea un mal recuerdo. Es loable y necesario que nos comprometamos por la mejor Venezuela. ¡Saludos!

    ReplyDelete
  47. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  48. Encontré tu artículo al tener la intención de buscar, inocentemente, información sobre algún venezolano que en el pasado o durante el presente haya tenido la oportunidad de estudiar en Harvard. Fue tu nombre lo primero que apareció en la pantalla y no pude evitar que mi curiosidad me llevara a leer tus palabras. Soy completamente honesta al decir que fueron lo último que me esperaba. Soy caraqueña, al igual que tú, y es, sino la primera, una de mis características más grandes. Caracas me alegra y me duele como pocas cosas tienen la capacidad de hacerlo. Actualmente tengo 16 años y la razón por la que quise buscar aquello que comenté es que uno de mis más grandes sueños, a pesar de que me cueste admitirlo por el simple hecho de pensar que estoy soñando demasiado grande, es estudiar en una universidad tan maravillosa, a mi parecer, como lo es Harvard. Por esa razón me gustaría agradecerte por compartir tus palabras, a pesar de que aún no tengo ni la mitad de conocimiento de que será de mi futuro (como típico de una joven de mi edad), tu carta me ha brindado muchas cosas: conocimientos, emociones y recuerdos. Está de más comentar que comparto tu forma de pensar y te agradezco el compartirla tan abiertamente. Espero en un futuro poder seguir tu ejemplo y tener la fuerza para brindar mis conocimientos para hacer de nuestro país un mejor lugar, sin que el miedo a una situación temporal me lleve a alejarme de lo que es mi hogar. Como tú, amo Venezuela y deseo que suceda lo mejor para nuestro país y para los venezolanos.
    Mi sueño más grande es que algún día los extranjeros tengan la oportunidad de ver la maravillosa Venezuela que, a pesar de mi corta edad, en mis más viejos recuerdos está.
    Gracias nuevamente por tus palabras. Saludos.

    ReplyDelete
  49. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  50. Excelente artículo! Digno de compartir

    ReplyDelete
  51. Venezuela no es sólo Caracas. Los graves problemas de las barriadas caraqueñas (y de otras ciudades del país) no pueden solucionarse de manera efectiva y sustentable mientras las regiones -eufemísticamente llamadas “Provincias” por los caraqueños- continúen siendo espacios sin futuro, afluentes de población sin formación ni oficio hacia la Gran Caracas y el resto de centros urbanos en el país.

    ReplyDelete